33ª Concentración motorista invernal Pingüinos

Del 9 al 12 de enero se celebraba la 33ª edición de la concentración motera invernal de Pingüinos en Puente Duero (Valladolid).

Álvaro y yo salimos el viernes por la mañana de Madrid y fuimos tranquilamente para llegar un poco antes de la hora de la comida.

Una vez recogidas las acreditaciones, nos reunimos con mis amigos y clientes Noelia y Ricardo y un grupo de sus amigos, algunos ya veteranos en Pingüinos. Enseguida hicimos buenas migas y no faltaron las risas.

El viernes no hicimos mucha cosa por la tarde salvo reirnos y comer alrededor de la hoguera. Por la noche además de dar un paseo entre los chiriguitos y puestos del mercadillo vimos a Seguridad Social, que tocaban sobre el escenario central.

El sábado por la mañana nos despertamos a 0ºC y tras recoger el desayuno en la carpa donde lo repartían, recogimos los bártulos y nos dispusimos a salir del recinto para unirnos al desfile de banderas.

Estando en la cola de salida se me enciende la luz de avería y paro inmediatamente asustado. Tras revisar el nivel de aceite, ato cabos y recuerdo haber leido en el foro una avería bastante común en las F800GS que hacen campo, el electroventilador se estropea y cuando se debería disparar aparece el fallo.

Mi gozo en un pozo, aparco la moto en la salida del recinto y me monto con Álvaro en su R1100GS. Tras una larga espera salimos en procesión, parando cada pocos metros, un “para y arranca” bastante molesto. Al rato nuestros amigos paran en el arcén y Ricardo nos dice que la Suzuki GSX-R de Gabi tiene algún problema y se ha parado. Tras mirar y hablar con él llegamos a la conclusión de que su alternador no carga. Unos cuantos decidimos quedarnos con él y otros continuar hasta Valladolid.

Una vez terminado el desfile, llega la grúa, arranca la moto con el booster y comprobamos que, en efecto, no está cargando. Arrancada consigue llegar hasta el recinto de la concentración y se para justo en la puerta.

Álvaro y yo llegamos los primeros al campamento y empezamos a intentar revivir el fuego, con bastante éxito tras un buen rato, cosa que agradeceríamos por la noche.

Una vez llegaron los demás nos pusimos a comer y luego alguno decidió hacerse una siesta. El resto nos quedamos dándole a la sin hueso alrededor del fuego.

Poco a poco fue llegando más gente, amigos de otros amigos, etc. y nos juntamos unos cuantos.

Ya anocheciendo, nos fuimos a dar una vuelta por los puestos y luego a recoger la cena pingüinera, que estaba muy rica.

Tras la cena, algunos fueron a ver el concierto que había y otros nos quedamos cerquita del fuego charlando y riendo. Nos dieron las tantas! Yo además me quedé despierto con un ardor impresionante y hasta las 7 no me acosté… Dormí bien poco, pero ya se sabe, sarna con gusto no pica.

El domingo por la mañana recogimos las tiendas, maletas y demás bártulos para salir no muy tarde, Álvaro tenía una comida familiar y yo estaba molido por no haber dormido apenas, así que nos fuimos hacia Madrid, llegando a casa sobre las 13h.

Mi primer Pingüinos y seguro que no será el último. Además de encantarme el ambiente he conocido a muy buena gente que han hecho que la experiencia fuera todavía mejor. Gracias!

Comments (1)

Manetas regulables

Echaba de menos tener la maneta del embrague un poquito más cerca de los dedos, especialmente cuando en campo quieres llevar dos dedos sobre la maneta “por si las moscas”.

Había leído en el Foro F800GS que en eBay las había a buen precio y en efecto, unos 20€ las dos puestas en casa, pudiendo elegir los colores, que escogí a juego con la moto.

Comments (1)

Fin de semana trail: Zamora, Salamanca y Ávila (Día 2)

El sábado nos despertamos sobre las 9:30 y a eso de las 10:00 estábamos desayunando en la cafetería del hotel.

Tras hacer el parte con el hombre que tiró mi moto aparcando, cargamos las bolsas, quitamos el hielo que las cubría y las dejamos calentar un poco.

Salimos de Zamora a -4.5ºC y de nuevo con una niebla meona que nos mojaba. Paseamos entre campos de cultivo llenos de niebla y plantas heladas.

Poco a poco fue saliendo el sol y subiendo la temperatura a unos más agradables 3ºC. Era curioso ver cómo en las zonas donde los árboles daban sombra el suelo seguía congelado mientras que el resto ya se había derretido.

En una zona con bastantes surcos de tractor y barro, intento salirme del surco y sólo saco la rueda delantera mientras que la trasera se queda dentro, caída suave y aprovechamos para cambiarnos los guantes por otros más cómodos ya que la temperatura estaba subiendo.

Proseguimos por pistas muy rápidas y sin más compañía que algún que otro conejo o perdiz hasta Salamanca, donde tomamos un par de botellines y unas riquísimas patatas revolconas y un plato combinado.

Tras comer comentamos que debíamos volver a Salamanca de “turistas” y tras un pequeño rodeo por haberme incorporado a la autovía en vez de andar en paralelo a ella, continuamos por pistas, cada vez más rectilíneas y rápidas.

El sol se puso temprano y proseguimos de noche, divisando un par de zorros.

Finalmente llegamos a Ávila, donde decidimos volvernos por carretera a casa y dejar el tramo Ávila – San Rafael para otro día (Nos queda muy cerca a casa).

Se puede ver y descargar la ruta en Wikiloc

Comments

Fin de semana trail: Zamora, Salamanca y Ávila (Día 1)

Aprovechando el día festivo de La Constitución, mi amigo Álvaro y yo decidimos salir un par de días con las motos, yo con mi F800GS y él con su R1100GS.

La idea era salir desde San Lorenzo de El Escorial, subir hasta el Alto del León en Guadarrama por la pista forestal de Abantos y de ahí enlazar con un track de Wikiloc, que nos llevaría hasta Zamora por pistas.

Llegar hasta Peguerinos no nos costó demasiado, pero de Peguerinos en adelante empezamos a tener que ir con mucho cuidado por la nieve y sobretodo el hielo. En una subida donde sabemos por otros años que suele acumularse mucha nieve nos paramos a la mitad porque no lo veíamos claro, y aprovechamos al ver bajar un ciclista, que nos recomendó darnos la vuelta ya que pasada la nieve había mucho hielo y había visto un coche con serios apuros.

Así pues, decidimos que era mejor una retirada a tiempo, y de Peguerinos bajamos a Santa María de la Alameda para volver a El Escorial por el puerto de la Cruz Verde.

Habíamos perdido 2h y hecho 100km de más, aunque como tampoco teníamos prisa sólo nos reímos del hecho. Subimos al Alto del León desde Guadarrama y tras unos km de asfalto por la N-VI empezamos con las pistas, con una densísima niebla meona y temperaturas de alrededor de -2ºC.

Al cabo de un rato por fortuna la niebla se dispersó (O nos alejamos de ella) y empezamos a ver el sol y la temperatura ascendió lo justo para sentirnos más cómodos. Circulando por una pista tuve un mal presentimiento por no ver bien el camino y me asusté, frené tan de golpe que además de calar la moto en 3ª derrapé varios metros. Cuando logré reponerme del susto vi a Álvaro en el suelo detrás de mi. Sus Metzeler sobre la hierba mojada no fueron capaces de parar la moto y terminó en el suelo sin consecuencias. Tras levantar la moto vimos por qué me había asustado, y es que el camino terminaba en un terraplen de unos 4m que desembocaba en otro camino perpendicular. Pudimos bajar con mucho cuidado pero subir hubiera resultado imposible debido a la pendiente.

En este punto estuvimos un rato parados intentando enderezar la maneta de embrague de Álvaro, que estaba muy alejada del manillar y le ocasionaba dolores en la mano. Se nos había hecho la hora de comer así que decidimos interrumpir un rato el track para acercarnos a Maello, a escasos 2-3km donde comimos un par de bocadillos y descansamos un poco.

Tras la comida, regresamos al track y continuamos sin demasiados problemas hasta un punto en que el track atravesaba la autovía. No vimos ningún paso subterráneo y tan sólo vimos una pasarela peatonal que cruzaba por encima. Como no tenía escalones, estaba asfaltada y era ancha, cruzamos por arriba. Álvaro resbaló en una curva en la bajada ya que estaba el metal pulido y patinaba como si fuera hielo. Tras cruzar, nos incorporamos a la autovía por unos km para salir al poco de nuevo a pistas.

La tarde transcurrió tranquila y nos cayó la noche (Bastante temprano, cosas de estas fechas) y continuamos hasta Zamora ya sin luz natural.

Teníamos una reserva en el Hotel Rey Don Sancho de Zamora, que localicé por Trivago y resultó ser el más barato, 43€ los dos en una habitación con dos camas. Realmente nos hubiéramos contentado con cualquier cosa, pero resultó ser un hotel moderno, amplio, muy limpio y con wifi gratis.

La nota negativa fue recibir una llamada de recepción cuando estábamos tranquilos tras ducharnos diciendo que un hombre maniobrando había tirado al suelo una de nuestras motos. Yo aún me estaba vistiendo y Álvaro bajó a todo correr para encontrarse mi moto en el suelo. Realmente hay quien es patoso conduciendo, porque precisamente era mi moto la más cercana a la acera y a la entrada peatonal del hotel, era más difícil darle a mi moto que a la de Álvaro, que estaba del lado de los coches mucho más expuesta, pero siempre hay quien se las apaña para conseguir lo más difícil… Las consecuencias fueron el manillar y alzas desplazados, defensa doblada tocando el carenado, matrícula doblada y lo que más me fastidió, el soporte de mi nueva cámara partido.

En fin, por lo menos me tranquilizó ver que exceptuando el tema de la cámara, que tenía intención de estrenar al siguiente día, no pasó nada que nos dejara sin la sesión de campo del día siguiente.

Tras coger las chaquetas bajamos al centro de Zamora a pie, el hotel se encuentra a unos 2km del centro, pero el camino se hace rápido y es prácticamente en linea recta. Había leído que la zona de marcha era por la calle Herreros y fue todo un acierto. Entramos en un garito la mar de chulo llamado Mesón Bayadoliz  que nos llamó la atención desde la calle porque tenían la plancha frente a la ventana y vimos como asaban carne con una pinta estupenda. Sólo puedo decir que acertamos de pleno, estaba a tope pero encontramos un lugar en la barra, donde pudimos reírnos con el proceso de toma de pedidos (Sin anotar nada, todo de memoria) y entrega, que se realizaba llamando al cliente a grito pelado y en un tono un tanto lastimero (Robertoooooo! Jejeje). Comimos unos bocadillos, unos cuadrados (Así llaman a los sandwiches), pinchos de pollo y cerdo, oreja y cañas varias, estando todo riquísimo y amenizado con rock estatal (Marea, Extremoduro, etc.). Lo mejor fue cuando pedimos la cuenta y pagamos 15€ por una cena que casi no pudimos ni terminarnos.

De ahí nos metimos en un garito de rock/heavy muy majo, lástima de la poca afluencia de público (Sería temprano) porque la música de Deep Purple, Guns’n Roses, etc.) estaba de lo más chula.

Se puede ver la ruta y descargarla en Wikiloc

Comments (1)

Fin de semana trail por la Sierra de Gredos: Sábado

El sábado nos levantamos y tras desayunar en el hostal donde nos alojábamos (Hostal El Fogón de Gredos) salimos a hacer una ruta siguiendo algunas recomendaciones que Diego, nuestro guía del día anterior, nos dió.

La ruta combinó campo, asfalto y caminos rurales, con tierra y asfalto es mal estado. Estuvo muy interesante y pudimos disfrutar de paisajes muy bonitos.

Comments

Fin de semana trail por la Sierra de Gredos: Viernes

Para el puente (O mejor dicho fin de semana de 3 días) del 1 de Noviembre, los compañeros del Foro F800GS organizaron un fin de semana trail por la Sierra de Gredos.

Yo me incorporé a los demás el día 1, puesto que el 31 salí tarde de trabajar y tardaba 2h en llegar desde casa. El lugar de encuentro fue el pueblo de Guisando, muy cercano a Arenas de San Pedro.

Íbamos 3 BMW F800GS (Óscar, Pepe y yo), una Honda Africa Twin (Carlos) y una Gas Gas 300 (Diego, nuestro guía).

Diego nos llevó por caminos, arrastraderos y cortafuegos y varios pueblos de los alrededores. Tuvimos mucha suerte de que no hubiera llovido porque con el suelo mojado hubiéramos tenido serios problemas, y es que al fin y al cabo, llevamos motos trail de más de 200kg.

El viernes hicimos 100km desde que salimos hasta que volvimos a Guisando para comer, pero menudos 100km… Subidas y bajadas, pistas rápidas, caminos estrechos, piedras, tierra…

Comments

Metzeler Karoo 3

Tras el viaje a los Balcanes los neumáticos estaban un poco perjudicados, y además no me gustó nada el comportamiento en mojado de los Bridgestone Battlewing a medida que fueron envejeciendo. Tenía dos opciones, volver a las Heidenau K60 Scout, que me han ido siempre estupendas, o probar algo un poco más agresivo.

Tras barajar varias opciones, como las Mitas E-10 (Que descarté por su comportamiento en mojado) o las Continental TKC-80, que descarté por precio, decidí dar una oportunidad al nuevo modelo de Metzeler, los Karoo 3.

Por el momento estoy muy contento con el resultado. Ya las he probado en carretera seca, mojada y campo sin demasiado barro y me han gustado. En campo con tierra suelta funcionan muchísimo mejor con poca presión. Imagino que en barro no serán maravillosas, pero usando la moto a diario no quiero montar una rueda más agresiva que penalice en carretera.

Comments

Cambio de kit de arrastre

Con 34000km y tras el viaje a los Balcanes, necesitaba cambiar el kit de arrastre. Durante el viaje tuve que tensar la cadena unas 4 veces y el eje estaba ya casi atrás de todo del basculante, amén de que la cadena tenía algunos eslabones medio gripados y sonaba al pasar por el piñón.

Tras valorar distintas opciones me decidí por un kit de arrastre de la marca italiana Ognibene ya que uno de mis proveedores en Sierra Overland los distribuye y además la cadena era DID.

Kit de arrastre

El montaje es bastante sencillo, basta con retirar el protector del piñón de ataque (3 tornillos) y aflojar el tornillo. Ojo, si no se tiene una pistola de impacto neumática es recomendable aflojar el tornillo antes de quitar la cadena, manteniendo la rueda trasera frenada.

Piñón de ataque

Para sacar la cadena vieja es necesario pasar la radial a los dos remaches de un mismo eslabón y desmontarlo para abrirla.

El kit de Ognibene trae el útil para remachar la cadena, es relativamente sencillo hacerlo, hay que pasar la cadena por su sitio y poner el eslabón remachable con sus tóricas, luego se pone el eslabón de cierre y con el útil se remacha en su sitio, quedando la cadena perfectamente cerrada.

Para cambiar la corona hay que quitar la rueda trasera sin olvidar retirar el captador del ABS trasero primero, para evitar dañarlo. La corona va fijada por 6 tornillos M8 en las primeras F800GS o M10 en las siguientes. Es importante respetar el par de apriete (25Nm en los tornillos M8) para no alabear la corona.

Corona

Tras colocar de nuevo la rueda trasera sólo queda ajustar la tensión de la nueva cadena y apretar el eje a 100Nm.

Después de cambiar el kit de arrastre la moto va mucho más fina, sin el silbido que venía notando anteriormente y completamente silenciosa al moverla en parado.

Kit de arrastre

 

Comments

29/08/2013: Salida hacia Barcelona

Mi último día no se presentaba demasiado interesante… Tenía por delante unos 190km de lo más aburridos, por lo menos a partir de Grosseto…

Llegué a Civitavecchia bastante temprano, sobre las 13h, mi barco salía a las 22:30 y debía estar ahí 2h antes, pero yo estaba ahí con bastante más antelación… Decidí hacerme unos bocadillos para gastar lo menos posible en el barco, así que localicé un gran supermercado a las afueras, donde pude dejar la moto en la puerta y a la sombra, compré pan, embutido y queso italiano rico y estuve sentado unas horas ahí leyendo a la sombra.

Cuando el sol se movió y el edificio ya no daba sombra decidí bajar al puerto, donde además de sombra había aire acondicionado.

La taquilla donde debía hacer el Check-In abría a las 16:30 así que continué con el libro un rato más. Vi aparcar detrás de mi moto una R1200GS matrícula española. Resultaron ser una pareja de Tarragona con la que entablé amistad. Estuvimos haciendo tiempo hasta que abrieron la taquilla y tuvimos nuestras tarjetas de embarque.

Antes de la hora ya estábamos dirigiéndonos al muelle 21, donde acababa de llegar el barco, el Cruise Barcelona de Grimaldi Lines. Vimos todo el desembarco de coches y camiones y a eso de las 20:30 nos dejaron pasar. Estábamos delante de la puerta así que entramos los primeros.

Subí rápidamente al camarote ya que quería aprovechar el haber embarcado pronto y elegir una cama de las de abajo y cuando llegué no había aún nadie. Me adueñé de una de las camas bajas y subí a cubierta a ver el resto del pasaje embarcando y a cenar.

Sobre las 23:30 me fui a acostar, con la sorpresa de no encontrar a nadie en el camarote. En cubierta se notaba menos afluencia de gente que a la ida, y debía de ser cierto cuando yo iba solo…

Comments

28/08/2013: Siena

Me desperté y desayuné en el bar del camping. Recogí los trastos y salí en dirección a Siena, donde tenía visto un camping y además quería volver a visitar la ciudad, que me encanta. Aunque pasaba por Florencia decidí no pararme, no me apetecía nada mezclarme entre las hordas de turistas…

Salí del camping con algo de sol pero había unas nubes sospechosas y muy negras en el horizonte. Por fortuna no cayeron más que unas pocas gotas y pude hacer camino sin complicaciones.

La Toscana tiene algo especial, con esas carreteritas reviradas y esas casas de piedra, los cipreses y viñedos… Me divertí de lo lindo curveando, visité un cementerio de soldados alemanes de la II Guerra Mundial y llegué a Siena.

Como de nuevo el cielo estaba totalmente cubierto y negro decidí ir primero al camping. Hice bien porque me dio tiempo a montar la tienda, soltar las maletas y se puso a llover. Esperé alrededor de una hora y aunque después paró, no estaba muy clara la cosa… Así que, ya que era la hora, decidí echarme una siesta y luego ir a visitar la ciudad.

Aparqué frente a una de las iglesias y continué a pie puesto que en teoría no se puede circular por el centro.

Digo en teoría porque a la práctica hay motos y coches, pero yo no quise arriesgarme.

Caminé por las calles empedradas, volví a ver la espectacular Piazza del Campo, famosa por la competición hípica llamada “Palio di Siena”. Como no podía ser de otra forma, compré un riquísimo helado y me senté en el suelo a observar la gente pasar.

Tras el helado, paseé un buen rato más, encontré una Wifi (Que las hay a patadas abiertas, pero todas de pago) y regresé al camping a cenar y a dormir.

Comments

« Previous entries Next Page » Next Page »